falboran@hotmail.com

viernes, 30 de septiembre de 2016

Felipe Benitez Reyes "Dos fragmentos"



Revello del Toro




                                    



                     


                      I

Parece que han caído
las olas, esta sola ciudad, en el silencio,
que el aire es una alcoba envejecida
y un cesto de humedad tu adolescencia.

                      II

¿Qué será de esta altura, de este mar funerario,
de las torres vacías, de sus cirios de sombra,
cuando llegue el invierno, las vasijas heladas
de la nieve, los pájaros de humo
y, sobre el humo, tu altiva desnudez?


           Felipe Benitez Reyes

jueves, 22 de septiembre de 2016

Caballero Bonald "Mantis"

Magritte "Enlace peligroso"



             Los espacios  contiguos ¿ cómo
        podré habitarlos
                               simultáneamente
        si entre sus piernas se estaciona
        un perentorio rastro
        de herencia devorante ?

        El recorrido de su boca acaba
        donde la amo y otras veces
        al borde del embozo
        que la aísla del rito sexual
        de la supervivencia.
                                    Así comparte
        un obcecado poderío
        con ella misma: se indemniza
        cada vez que ama
        de la extinción de todo cuanto amó "



                Jose Manuel Caballero Bonald

lunes, 12 de septiembre de 2016

Jaime Gil de Biedma "Volver"

Cuadro de Ramon Casas



Mi recuerdo eran imágenes,
en el instante, de ti:
esa expresión y un matiz
de los ojos, algo suave

en la inflexión de tu voz,
y tus bostezos furtivos
de lebrel que ha maldormido
la noche en mi habitación.

Volver, pasados los años,
hacia la felicidad
—para verse y recordar
que yo también he cambiado.


(Jaime Gil de Biedma,  de Las personas del verbo)

domingo, 4 de septiembre de 2016

Benjamin Prado "Una noche con Ángel Gonzalez"

Ángel Gonzalez (1925-2008)





Me enseñó que la suma de las huellas
no equivale a la nieve;
que en el ojo cerrado comienza lo invisible
como la sed se inicia en el vaso vacío.
Eso es lo que decía Ángel González:
busca la claridad
y comprende lo oscuro.

Me enseñó que un poema es un acuario
con peces de verdad y agua inventada;
que el hielo se deshace
lo mismo que se vuela una paloma;
que el muro en construcción ya contiene sus ruinas.

Eso es lo que me dijo:
todo acaba
y un hombre nunca sabe qué pasado le espera.

Yo cambié para oírle,
como cambian los ojos de quien mira las dunas.
Y a su lado,
cada uno
continuó viviendo con su corazón verde
o su corazón rojo,
igual que un árbol con una sola manzana.

Benjamin Prado